Follow by Email

martes, 10 de mayo de 2011

FRANCISCO MATA - AMOR DE MADRE

http://www.goear.com/listen/0e6e5ef/amor-de-madre-francisco-mata

Yo Soy Venezuela Dejame Estar

A FRANCISCO MATA


Cómo es Margarita? Esa pudo haber sido una pregunta que la mayoría de los venezolanos se hacía, hasta los años 60 del siglo pasado, las veces en las que  miraba el mapa de Venezuela, y es que para aquel entonces, la infraestructura hotelera así como los medios de transporte que hoy permiten que la isla sea el destino más visitado por los turistas nacionales y extranjeros, no existían, por lo que eran muy pocos los venezolanos que de conocían de vista al estado nueva Esparta. Sin embargo, muchos de ellos podían asegurar que tenían una idea de la vida en nuestras islas, y es que para entonces en toda Venezuela se dio a conocer la voz más representativa de la cultura Margariteña, quien a la postre fuera llamado “El cantor de Margarita”, Francisco Antonio Mata, o “Chico Toño” Mata.
Nació en una familia de pescadores en el sector que se conoce como las piedras de la ciudad crepuscular Juan Griego, se crio en medio de la faena de la pesca y desde pequeño mostro inquietud por la música, a tal punto, que debuta en radio nueva Esparta a la edad de 13 años, siendo todavía un mozuelo y luego de haberse presentado en la “Sociedad Benefactora de Juan Griego”, ciudad a la que se le conocía como la “Atenas” de Margarita. El éxito y la aceptación le acrecientan el sueño de ser artista y es así como mucho tiempo después, a la edad de 28 años,  se incorpora al “Conjunto Guaiquerí” que dirigía Pedro Rosales, con la que  graba su primer LP titulado “Canto Margariteño”. El éxito es instantáneo. Lo genuino de sus temas, el carisma de su personalidad y su impresionante voz, dotada de un registro que nada tenía que envidiarle a los más importantes figuras de la canta internacional, aderezado con un timbre cuya mixtura recoge el brillo del canto isleño envuelto en la dulzura de los boleristas de la época, lo convierte en el más importante exponente de la música oriental del momento.
En el año 1969, se incorpora al grupo de trabajo de la dirección de educación y cultura del estado Nueva Esparta, formando entonces la agrupación “Francisco Mata y sus Guaiqueríes” con el cual recorrió todo el País.
Su particular manera de ejecutar e interpretar la música tradicional de Margarita, le lleva a crear lo que se conoce como “El Motivo Guaiquerí”, variante rítmica del Merengue tradicional venezolano. Su ya mencionada calidad vocal hizo que a Chico Toño recibiera permanentemente de las disqueras, innumerables ofertas para grabar otros géneros más “comerciales”, sin embargo, el profundo amor por sus islas y la claridad con la que asume su condición de “eslabón” entre su cultura y el resto del mundo, lo mantienen en las filas de la música tradicional, línea que no abandonaría durante el resto de su larga carrera musical.
Casi 30 producciones discográficas, más de 200 composiciones musicales e innumerables presentaciones en radio y televisión de todo el país le hacen, sin temor a equivocarnos, uno de los más prolíferos exponentes del canto tradicional venezolano y merecedor de que se le haya reconocido como “Gloria del Folclor Nacional”, destacándose de forma particular el haber dedicado toda su carrera a promover las riqueza cultural de su estado natal, mismo que le reconociera con el otorgamiento de las más importantes distinciones que artista alguno haya recibido en Nueva Esparta y además, declarándolo patrimonio cultural viviente.
Todo este éxito y el reconocimiento recibido durante su larga y fructífera carrera no logró apartar a Francisco Mata de su esencia como ser humano, por lo que todos quienes le conocimos coincidimos a afirmar, que amén de la virtudes artísticas que el supremo puso en el, su mayor virtud fue siempre su condición humana, la misma que aprendiera de la mano de su madre doña Rosa Blanca Mata, a quien francisco profesaba el más grande amor, expresado fielmente en esta frase del propio “Chico Toño” haciendo referencia de ella: “ … al hacerme cantante, la felicidad fue inmensa para esa gran mujer que amé hasta la saciedad y que con el tiempo se me escapó con un rastro incalculable de eternidad a una edad de 104 años. Pero, mientras mi corazón palpite, allí estará ella cerquita de mi amor, para alimentar mi fe y mi fidelidad a nuestro Dios padre y el Espíritu Santo”
El pasado 24 de enero, “Chico Toño” fue al reencuentro con su Rosa Blanca que tanto adoró, seguramente mucho antes de lo que el hubiera pensado, pero dejó sembrado en el alma de nuestro pueblo, al más hermoso acorde musical formado por el ejemplo de su obra,  el amor por su tierra y su extraordinaria calidad humana, recursos que hicieron posible que la Venezuela de mediados dl siglo pasada, conocieran a nuestras islas gracias a la voz y la pasión de ese gran Juangrieguero que se llamó Francisco “Chico Toño” Mata.

Mtro. Roki Viscuña
Director General del Centro de Estudio y Difusión de la Música Neoespartana.